Y cuando todo lo que quedaba eran cenizas, nos volveríamos a vestir en llamas. Levantandonos del polvo de nuestro pasado para reavivar la chispa del futuro. Éramos un fénix, nuestra propia salvación; renacidos, renovados, resucitados.